modelo de negocio

La guía del Dropshipping en España: todos los pasos (Parte 2)

Muchos se preguntan si es viable invertir en dropshipping en España, debido al revuelo que ha tenido este modelo de negocio en los últimos años. Dicho esto, existen ciertas diferencias entre países a la hora de poner este negocio en marcha, como distintas regulaciones. En el artículo de hoy, nos vamos a centrar en enseñaros cómo poner en marcha un negocio dropshipping en España.

Paso Nº2: comparar y estudiar a los proveedores

Nunca nos tenemos que quedar con la primera oferta que tengamos en la mesa, ya que debemos renegociar e intentar llegar a un acuerdo equitativo. Debéis de tener en cuenta que vosotros sois la parte débil de la relación, así que tendréis que trabajar en reforzar vuestra posición con un buen trato.

Por otro lado, hemos de estudiar a los proveedores. Vivimos en una era en la que tenemos información de absolutamente todo, así que aprovechad este punto y buscad información por internet de los proveedores con los que hayais negociado, como de los que no. Quizás, hay algún proveedor que no habéis contemplado antes y que es una gran opción.

El objetivo de todo esto es no tener problemas en el futuro y cuidar al máximo nuestra elección, debido a que trabajaremos con dicho dropshipper, así que cuanto mejor sea nuestra relación, mejor será nuestra prosperidad. Pensad que, si pasa algo con el servicio de logística, tendréis que responder vosotros ante los clientes enfadados.

Por último, marcad o fijad vuestras exigencias al dropshipper, no queremos que se relaje. En este sentido, estaría bien “darle caña” o “apretarle las tuercas”; dicho de otro modo, pedidle rapidez y velocidad de trabajo. El e-commerce actual exige unos tiempos de entrega mínimos, como los clientes también quieren un tracking para seguir sus pedidos.

Paso Nº3: montar tienda online

El último paso es montar vuestra tienda online. Tenéis total libertad para crear vuestro proyecto web a través de una plataforma (tipo Shopify o Magento), o haciendolo por vuestra cuenta con un diseñador y programador web, a no ser que reunáis los conocimientos necesarios.

Como estamos en España, es mejor que optéis por extensiones como “.es” o “.eu”. En este punto, lo mejor es delimitar vuestra página web a España, no a nivel global, aunque también podéis hacerlo y no pasaría nada. Olvidaros de nombres de dominio extraños, largos, con números o símbolos o con extensiones inadecuadas.

Como consejo, cuidad mucho el aspecto del cliente porque tendréis que enfrentaros a él muchas veces, así que estableced un buen sistema de servicio de atención al cliente en vuestra tienda online.

Artículos sugeridos: